¿200 factores de posicionamiento en Google? Mito o realidad

200 Factores de Google - Mito o Realidad
200 Factores de Google - Mito o Realidad

Puede que alguna vez hayas leído que Google utiliza unos 200 factores para decidir la posición de una página en una búsqueda determinada.

Esta afirmación ha circulado mucho por internet, gracias a posts virales como la lista de Backlinko, que cita y explica los supuestos 200 factores del algoritmo de Google.

Lo cierto es que estamos ante uno de los mayores mitos del SEO.

Los 200 factores del algoritmo de Google: destruyendo mitos

El número 200 proviene de una presentación que Google dio para la prensa en 2006. Uno de los puntos de esta presentación decía “Google usa más de 200 factores para crear sus rankings”. La prensa convirtió esto en “200” para que quedase bonito en sus titulares, y así ha llegado hasta hoy.

En 2006 Google ya consideraba más de 200 factores en su algoritmo, y cuatro años después, Matt Cutts (responsable de lucha contra el spam en Google) explicaba que cada uno de esos factores podía tener hasta 50 variaciones.

Y para rizar el rizo: el CEO de Google Eric Schmidt declaró, también en 2010, que el famoso algoritmo está en constante cambio.

La conclusión es que la fórmula de Google es tremendamente complicada y no cabe en una lista de 200 factores, por completa que parezca.

Lo que es peor, estas listas no sólo se quedan cortas, sino que incluyen factores que no tienen ninguna incidencia en los rankings. Algunos están ya obsoletos y otros nunca contaron para Google.

A continuación, enumeramos y rebatimos los 10 principales mitos de SEO que aparecen en la popular lista de Backlinko, así como en la lista adaptada y traducida al español por Quondos.

Tras la lista, hablaremos sobre lo que sí sabemos del algoritmo de Google, y en qué factores deberías centrarte si de verdad quieres mejorar el posicionamiento de tu web.

Nota: que quede claro que en general somos admiradores tanto de los contenidos de Backlinko como de Quondos. Pero estas listas incluyen varios errores, por accidente o por falta de espacio para explicarlo mejor, y es importante señalarlos para que nadie base su estrategia de posicionamiento en datos incorrectos.

(Para poder comparar, pongo entre paréntesis el número que ocupa cada mito en la lista de Quondos.)

 

Densidad de la palabra clave

(Factor #17) – Mito

Quizá el mayor de todos los bulos del SEO, por lo menos a día de hoy. Ignoro si hace 10 o 15 años Google tenía en cuenta la densidad de una palabra clave dentro del texto de una página, pero sin duda hoy ya no es así.

El mito dice que si tu palabra clave aparece con una densidad del 2%, rankearás mejor que si sólo aparece en un 1%, pero que si llegas al 5% puedes caer en el spam.

Es todo falso. No existe un porcentaje mágico. La prueba es que una página puede estar perfectamente en las posiciones más altas de una búsqueda a pesar de no incluir la palabra clave en su texto.

Un ejemplo: este artículo de Bandalismo, uno de los primeros resultados para la búsqueda “marcas de ropa hipster” no contiene ni una sola vez dicha palabra clave. Densidad: 0%.

busqueda marcas hipster bandalismo

 

Palabra clave utilizada con mayor frecuencia

(#15) – Mito

Aquí el mito sería que, al margen de la densidad, repetir tu palabra clave dos o tres veces en distintos lugares del texto ayudaría a posicionar mejor.

Lo mismo que para el caso de la densidad. La experiencia demuestra que repetir una palabra clave sin ton ni son no mejora nuestra posición en Google, y que es perfectamente posible posicionar en lo más alto sin mencionar ni una sola vez la keyword.

Nuestro consejo:

Haz precisamente lo contrario. Usa tu palabra clave sólo cuando sea necesario para la comprensión del texto, pero, si es posible, usa sinónimos.

No sólo porque harás más natural y agradable la lectura, sino porque al usar más vocabulario estarás enviando la señal, tanto a buscadores como a usuarios, de que conoces la jerga de tu negocio y sabes de lo que estás hablando. Repetir la misma frase es de robots y personas sin imaginación.

 

Uso de Google Analytics y Google Webmaster Tools

(#79) – Mito

Analytics y Webmaster Tools (ahora Search Console) son dos herramientas gratuitas y muy potentes de Google que pueden ayudarte a definir tu estrategia y mejorar tu posicionamiento – si sabes usarlas, claro.

Pero bajo ningún concepto basta con darte de alta en ambos servicios y luego echarte a dormir mientras tus rankings van mejorando. Mito y de los gordos.

Nuestro consejo:

Date de alta en ambos servicios, por supuesto, y controla de manera regular tus progresos. Vigila sobre todo la interacción de los usuarios con tu contenido (en Analytics) y la manera en la que Google indexa tu contenido (en Search Console). Sobre esto último, lo más importante es no tener contenido duplicado y enviar a Google tu sitemap.

Tus rankings no se dispararán como por arte de magia, pero tendrás una importante base sobre la que trazar tu plan de SEO y contenidos.

 

Page Rank

(#45) – Inexacto

El Page Rank dejó de actualizarse públicamente hace más de un año, y además Google ha declarado que ya no recibirá nuevas actualizaciones. Es decir, el Page Rank sigue existiendo, pero ya no podemos saber cuál es nuestro Page Rank actual a ojos de Google.

El Page Rank que puedes ver públicamente en algunos lugares, como por ejemplo la barra de Google para Chrome, es el valor que tenía esa página en diciembre de 2013.

En realidad no importa mucho, porque Google también ha dicho públicamente que el sistema de Page Rank, muy importante años atrás, ya casi no tiene peso en el algoritmo actual. No tiene nada de extraño, puesto que el Page Rank sólo evaluaba la cantidad de links entrantes, y no su relevancia.

Por si queda alguna duda de lo poco relevante que es el PageRank, ya en 2009 Google recomendaba a los webmasters que no se fijasen mucho en este dato, puesto que no tenía una gran importancia en su algoritmo.

Nuestro consejo:

Deja de mirar el Page Rank. Punto.

Hoy es más fácil posicionarse para una palabra clave con cuatro o cinco links relevantes y de calidad, que con 5.000 enlaces de temática no relacionada con tu web.

 

Tags de WordPress

(#50) – Mito

Poner unas cuantas etiquetas o tags de WordPress a un artículo no ayudará a que tu página se posicione mejor, y sí podría crearte un problema de contenido duplicado.

Los únicos sitios que reciben tráfico orgánico gracias a las etiquetas de WordPress son sitios con grandes cantidades de contenido y una buena autoridad de dominio; es decir, sitios que lo tienen fácil para posicionar hagan lo que hagan. El 90% de los sitios de WordPress no mejorarán su SEO por muchas tags que añadan a sus artículos.

Es cierto que relacionar artículos con otros de temática similar dentro de tu web es bueno para Google y para la estructura de tu web, pero esto no se consigue únicamente con las etiquetas de WordPress.

De hecho, es mejor hacerlo mediante enlaces contextuales (dentro de nuestro texto), ya que podemos variar el anchor text, mandamos una señal más fuerte de relevancia y no hay ningún peligro de caer en contenido duplicado.

*Sugerencia:

Usa las etiquetas sólo cuando sean útiles para tus usuarios, nunca para mejorar tu SEO.

 

Número de Likes y Shares en Facebook

(#156 / #157) – Inexacto

Este es uno de los factores más ambiguos de la lista, pero quiero aclarar por qué es inexacto.

Las señales sociales, es decir, los factores que dicen a Google que una página está siendo compartida y leída por mucha gente a través de las redes sociales, han ganado peso en los últimos años dentro del algoritmo.

En esto están de acuerdo prácticamente todos los estudios. Además, sería poco práctico por parte de Google ignorar algo tan importante hoy en día como son las redes sociales.

Pero no hay relación directa entre el número de likes de un post y su posición en los rankings. No la hay por dos razones:

  1. Porque este número es fácilmente manipulable, y a Google no le gustan nada los factores que cualquiera puede manipular, y
  2. Porque Google sólo tiene en cuenta para sus rankings los datos que están disponibles en la red abierta, y los likes y shares de Facebook no lo están.

Entonces, ¿cómo hace Google para medir el éxito de una página en redes sociales? Seguramente, esté teniendo en cuenta factores como el número de usuarios que descubrieron el enlace a través de Facebook y otras redes, así como el tiempo que pasan los usuarios en estas páginas y otros factores de interacción.

Esto no lo podemos saber a ciencia cierta, como tantas otras cosas del algoritmo de Google, pero podemos estar seguros de que si nuestra página es popular y recibe mucha interacción en las redes sociales, tiene cierta ventaja sobre otras páginas que nadie está compartiendo, leyendo y comentando en Facebook y demás sitios sociales.

*Sugerencia:

No te centres en conseguir likes, sin más. Hay páginas que mucha gente comparte, pero casi nadie lee. Es mejor llegar a una audiencia limitada, pero que esa audiencia interactúe mucho con nuestro contenido.

Por último, bajo ningún concepto compres likes o seguidores en facebook o Twitter. No sirve para nada, más que para perder credibilidad.

 

Extensiones de dominio de país

(#10) – Mito / inexacto

Las extensiones de país (como .com.ar o .es) son una buena práctica recomendada por Google para el siguiente caso:

Si tenemos varias versiones de nuestra web, por medio de las extensiones de dominio de país el buscador puede saber a qué países estamos dirigiendo nuestro contenido (lo cual se conoce como geotargeting).

Un buen ejemplo de esto es Coca Cola. Si buscas Coca Cola desde Google.com.ar, verás que el primer resultado es cocacola.com.ar, mientras que cocacola.com está en quinta posición, y por último cocacola.es no aparece hasta la segunda página, porque Google entiende que no es relevante para los usuarios que buscan desde Argentina.

De esta buena práctica que Google recomienda para sitios multilingües o multirregionales, se deriva un mito muy repetido en el mundillo SEO: que en todos los casos un dominio de país te ayuda a rankear en ese país y te perjudica en google.com. Falso.

La realidad es que con cierta frecuencia podemos encontrar páginas con dominio .es o .mx entre las mejor situadas en el buscador para Argentina, y viceversa.

Este fenómeno se da en todas las versiones regionales de Google, y ocurre porque hay en juego factores mucho más importantes que la extensión de dominio, como por ejemplo el perfil de backlinks o enlaces entrantes.

En pocas palabras: para posicionarte mejor en google.com.ar, necesitas más backlinks relevantes procedentes de webs con dominio .com.ar que tu competencia. También te ayudará mucho que los usuarios que buscan desde Argentina consideren relevante tu página.

Nuestro consejo:

Elige tu dominio en base a lo que sea más natural y útil para tus clientes. La verdadera ventaja que un dominio .com.ar puede darte es que los usuarios, al ver tu página en el buscador, inmediatamente sabrán que se trata de un negocio ubicado en Argentina y por tanto es más probable que hagan clic en tu sitio.

Una última nota: si tienes una única versión de tu sitio y has optado por un dominio genérico (.com o .org), pero sólo ofreces servicios para un país concreto, es también una buena práctica notificarlo a Google por medio de Search Console.

No te ayudará por sí solo a posicionar mejor, pero es una manera de indicarle a Google cuál es la audiencia en la que estás interesado. De nuevo, se trata de geotargeting, y toda la ayuda que podamos darle a Google para hacerlo correctamente es útil (otras señales que Google usará para saber a qué país te diriges son la dirección IP de tu hosting y, como ya he dicho, la procedencia de tus enlaces entrantes más relevantes).

(Más información sobre SEO internacional en este estupendo post de Aleyda Solís en Moz.)

 

Edad del dominio

(#1) – Dudoso o inexacto

Matt Cutts afirma en este vídeo que Google no toma como señal la fecha en la que tu dominio fue registrado, sino que se basa más en la fecha en la que tu dominio, o un enlace a tu dominio, fue indexado por primera vez.

En cualquier caso, también dice que la diferencia entre un dominio indexado hace seis meses y otro encontrado hace un año es mínima.

*Sugerencia:

No trates de user la antigüedad de tu dominio para posicionarte, no verás ningún resultado significativo.

 

YouTube

(#76) – Mito / inexacto

En el mito de que un vídeo de YouTube te ayuda a posicionar mejor se mezclan varias cosas.

Lo primero, algo que cualquiera puede ver: Google suele destacar en la búsqueda resultados de YouTube si los considera relevantes.

Por otro lado, es cierto que incluir un vídeo con información importante relativa a nuestro tema puede ayudarnos a retener más tiempo en página a nuestros usuarios. Eso es una señal de que el contenido interesa, y Google puede acabar posicionando nuestra página por encima de otra con información más o menos similar, pero que no incluya ese vídeo.

Ahora, de esto no debemos sacar la conclusión de que un vídeo de YouTube ayuda siempre a rankear más alto. Primero, porque también podría hacerlo un vídeo de Vimeo, o una presentación de diapositivas de SlideShare, o una buena infografía.

Y segundo, porque si nuestro vídeo no aporta nada sobre el tema que le interesa al usuario que ha hecho la búsqueda, nuestros datos de interacción no mejorarán, y tampoco mejorará nuestra posición en Google.

Nuestro consejo:

Trata siempre de completar tus artículos con todos los medios que aporten información o una forma más clara de entender las cosas, pero no lo hagas por “meter un vídeo”.

 

Palabras clave en el dominio

(#2) – Dudoso

El debate en torno a si es mejor tener tu palabra clave principal en el dominio o, si por el contrario, deberías centrarte en establecer tu marca, es uno de los principales campos de batalla del SEO.

¿Es más fácil posicionarse con un dominio feo pero con keywords, como “dentistaencapitalferal.com”, o con una marca que le pueda sonar mejor a los clientes, como por ejemplo “sonrisa.com”?

Hasta hace pocos años, la experiencia decía que en muchas búsquedas competidas, los dominios que contenían la palabra clave tendían a aparecer más alto, sobre todo si tenían la keyword al principio. Es decir, era mejor el dominio “cerrajero24horas” que “24horascerrajero”.

Cuando decimos “la experiencia” hablamos de estudios masivos, que tienen en cuenta cientos de miles de búsquedas y la opinión de los mejores expertos en SEO del mundo.

El estudio más conocido de este tipo es el de Moz, y hasta su versión de 2011 arrojaba como resultado que las palabras claves en el dominio sí ayudaban a posicionar.

Pero su versión de 2013, compuesta con la opinión de los mismos expertos, decía que las palabras claves ya no parecían ayudar tanto, y una de las conclusiones del estudio es que Google parecía estar ajustando el peso de este factor en el algoritmo.

Más aun, la versión de 2015, publicada hace sólo unos días, confirma esta tendencia. Entre los nueve grandes grupos de factores evaluados, los que tienen que ver con la presencia de la keyword en el dominio ocupan sólo la séptima posición según su influencia en el algoritmo, con una puntuación de 4,97 sobre 10.

Hay que tener claro que estos estudios sólo muestran “correlaciones” entre un factor determinado y una posición alta en los rankings. Es decir, si una señal determinada aparece con mucha frecuencia en las páginas que suelen posicionar en lo más alto de Google, eso indica una fuerte “correlación”. No sabemos si la correlación se da porque Google realmente otorga peso a ese factor, o por pura coincidencia.

En el caso de las palabras clave en el dominio, podría ser que Google haya modificado su algoritmo en los últimos años, y también podría ser que la tendencia actual en marketing sea sustituir los dominios llenos de palabras clave (que suenan un poco mal), por dominios más atractivos para el usuario, en torno a los cuales es más fácil crear una marca.

Basta una pequeñísima indicación pública por parte de Google de que podría favorecer a las marcas por encima de aquellos que simplemente meten keywords en el dominio, para que miles de negocios en todo el mundo se lancen a cambiar su estrategia SEO.

Hemos dejado este “mito”, que quizá no lo sea, para el último lugar, porque sirve muy bien para enlazar con la última parte del post:

 

El algoritmo de Google: lo que sí sabemos

Como ves, lo “que sí sabemos” sobre el algoritmo de Google proviene sólo de dos fuentes:

  1. la experiencia
  2. Google

La experiencia puede venir de casos prácticos concretos (lo que los SEO aprendemos trabajando para nuestros clientes) o de grandes estudios que muestran correlaciones demasiado fuertes como para ser ignoradas.

No hay nada como la propia experiencia pero, dejando esto de lado por ahora, nos centraremos en lo que sabemos gracias a Google.

Primero, un poquito de historia (muy poco). Google borró del mapa a los anteriores buscadores al presentar un sistema de rankings que se basaba en contar los enlaces que una página recibía desde otras en la red.

Eso era Google allá por 1998 (la Edad de Piedra del SEO). Para mantenerse en lo más alto, Google fue refinando su sistema, de manera que el primer cambio fue dar más importancia a unos enlaces que a otros. Un enlace desde la web de la Casa Blanca es más importante que un link desde tu asociación de vecinos.

Con los años el algoritmo se hizo mucho más complejo (y secreto). Pero, en todo este tiempo, Google sí ha revelado algunas piezas de información sobre su fórmula.

Un fenómeno muy curioso en el SEO es que muchos se dejan horas y dinero en cursos y en técnicas black hat, pero sin embargo nunca se han dado un paseo por las “Directrices para webmasters” de Google. Si quiero jugar al tenis, lo primero será informarme sobre las reglas, ¿no?

Sí, es cierto que las indicaciones de Google son un poco generales. Y hay más consejos sobre lo que no se debe hacer, que sobre lo que se debe hacer para atraer tráfico cualificado desde el buscador.

En cualquier caso, los consejos para evitar malas prácticas de Google son oro para un webmaster y recomendamos seguirlos todos al pie de la letra.

 

Directrices calidad Google

 

SEO basado en la experiencia de usuario

Ahora, si lees con detenimiento todas las directrices de Google te darás cuenta de que sobresale un mensaje: “piensa en los usuarios”, “crea páginas para los usuarios y no para los motores de búsqueda”… El mensaje para mí está claro.

Si esto es tan importante para Google, entonces el algoritmo tiene que tener en cuenta la interacción de los usuarios con nuestro sitio web. Tiempo en página, número de páginas leídas, tasa de rebote, etc.

Esto ha sido objeto de debate durante muchos años dentro de la comunidad SEO. No se dudaba de que la interacción del usuario contase como factor, pero se discutía mucho en torno al peso real de este factor o grupo de factores. La escuela SEO tradicional decía que no era tan importante y se agarraba al peso de los enlaces.

De nuevo, la experiencia acude al rescate y nos dice que en los últimos años los factores basados en la interacción del usuario son cada vez más fuertes. Sobre este tema recomendamos leer este post de nuestro colaborador Juan González Villa en el que muestra 3 casos prácticos de páginas que mejoraron su posicionamiento gracias a factores basados en el usuario.

En él demuestra que se puede subir en los rankings sin crear ni un sólo enlace entrante hacia nuestra página o dominio.

 

Contenido único

Otro factor que Google también destaca de manera explícita es ofrecer contenido único a los usuarios. Hay un principio básico dentro de las “Directrices de calidad” de Google que dice:

Piensa en lo que hace que tu sitio web sea único, valioso o atractivo. Haz que destaque del resto en tu campo.

¿Qué es contenido único?

Es muy poco probable que algo pase por contenido único para Google si lo copiamos de otra página de internet y simplemente cambiamos cuatro o cinco palabras. Esto es como en los trabajos de la universidad: no vale con hacer un refrito de lo que han hecho otros.

Ojo, este factor es polémico y se dan casos de páginas copiadas que sin embargo posicionan en lo más alto.

Lo cierto es que como muchos otros factores esto también depende de la competencia. Cuando todos están copiando, o diciendo prácticamente las mismas cosas, Google no puede optar por nadie “original”. Y a los usuarios les pasa lo mismo. “Piensa en los usuarios”, ¿recuerdas?

Hay que entender este factor de la siguiente manera: es posible posicionarse en algunos nichos con contenido copiado o poco original, sí. Pero es más fácil destacarse y superar a los “copiones” cuando tienes un contenido 100% original y superior al resto. Pruébalo.

Consejo de pro: no te olvides de las imágenes, también aquí deberías tener contenido único. Para Google, copiar una imagen de un artículo y pegarla en tu artículo no es una buena práctica.

 

Velocidad de carga

En Google hay verdadera obsesión con hacer de la web un lugar más rápido. A más velocidad, más posibilidad de beneficio para ellos, vía su sistema de publicidad Google Adwords. Aunque no es la única razón. Una web más rápida es más fácil de rastrear e indexar.

Pero además, resulta que a los usuarios también les gustan las páginas que cargan rápido. Según los estudios, el 47% de los usuarios cree que una página debe tardar dos segundos o menos en cargar, y a partir de ese momento se dispara la tasa de rebote.

Por todo esto, Google “recompensa” a las páginas que cargan más rápido, situándolas más alto en los rankings. Aquí no hay especulación, es una de las pocas cosas que Google ha anunciado de manera pública y sin equívocos, a través de un comunicado de Matt Cutts en 2010.

Para ayudarte a lograr un sitio web más rápido, Google ofrece guías de optimización y herramientas para medir tu velocidad a través de PageSpeed Insights.

Una nota sobre la velocidad de carga: los últimos estudios indican que el factor que verdaderamente afecta a los rankings no es el tiempo total de carga de la página, sino el tiempo que va hasta la descarga del primer byte.

 

Usabilidad (diseño adaptado al dispositivo)

En una línea parecida, desde abril de 2015 Google recompensa a las páginas optimizadas para dispositivos móviles, mostrándolas más arriba cuando alguien realiza una búsqueda desde un móvil. PageSpeed Insights tiene su propio apartado para medir la velocidad de una página desde móvil, y sus propias directrices para dispositivos móviles.

Este factor está totalmente confirmado y fue comunicado oficialmente por Google. Aunque tener un sitio bien adaptado a móviles no parece ayudar a tus rankings cuando se busca desde otro dispositivo.

 

Enlaces relevantes

¿Y qué fue de los enlaces? Su importancia no ha desaparecido del algoritmo y quizá nunca lo haga. Pero ahora sólo algunos enlaces cuentan.

Si tu negocio es de piensos para mascotas y recibes un enlace desde una compañía de cruceros por el Mediterráneo, lo siento pero ese enlace no cuenta para nada. Cero.

Un backlink tiene más fuerza, cuanto más relacionado esté con tu contenido. Y dentro de una misma temática, tiene más fuerza cuanto mayor sea la autoridad del dominio. Volviendo al ejemplo que puse atrás, si te dedicas a la política, cuenta más el enlace desde la Casa Blanca que desde una asociación de vecinos.

Para complicarlo todo un poco más, también influye el perfil de enlaces hacia tu página o dominio, tomado en conjunto.

Es decir, imagina que recibes un enlace relevante y de calidad, pero además tienes 10.000 enlaces que son puro spam. Esos links “malos” echarán para abajo toda la fuerza positiva que te daba el enlace “bueno”, por muy bueno que fuera.

 

¿Y eso es todo?

No. La estructura de tu sitio y la manera en la que manejes los enlaces internos cuentan, por ejemplo. Hay otros factores que podríamos encuadrar dentro del SEO técnico, como un correcto uso de rel=canonical para evitar problemas de contenido duplicado.

El SEO técnico es un mundo en sí mismo y no debe ser ignorado, aunque en su mayoría se basa en permitir que Google rastree e indexe un sitio de la mejor manera posible, y no tiene un efecto directo sobre los rankings.

Por último, hay formas de lograr más tráfico orgánico sin mejorar tu posición para una búsqueda determinada. Es lo que se conoce como optimizar tu tasa de clic o click through rate (CTR), y es la técnica SEO más efectiva que puedes poner en práctica, si ya has logrado colarte en la primera página de una búsqueda (aunque sea en los últimos puestos).

Siempre va a haber trucos para recibir más visitas desde Google, pero es mejor que los pruebes por ti mismo, antes que aceptar sin más lo que dice la gente en listas y posts virales.

Los factores que tiene en cuenta Google no son ni 200, ni 204. Son muchos más, aunque hay un método infalible para simplificar las cosas.

Pregúntate lo siguiente:

¿Cuáles son los factores que pueden tener en cuenta tus clientes potenciales para decidir si les gusta tu contenido?

Eso es. Piensa en el usuario.

———

Referencias

7 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *